Monólogos En el Desierto

Monólogos en el Desierto

Un grito de protesta, un aviso de peligro,
un llamado al inconformismo, un asentimiento de fe,
una afirmación de esperanza, una búsqueda de amor,
con la conciencia de estar clamando en el desierto,
sin alma que escuche ni voz que responda.

Vivimos rodeados de gente en profunda soledad,
cada uno separado del otro por barreras intangibles;
vivimos en un desierto de acero, cemento y gente,
pero desierto de amor, confianza y entrega.

Vivimos en un mundo de ojos, oídos y bocas,
que no ven, no oyen, y no hablan.

Pero veo, y oigo, y la palabra brota de mi pecho,
y se desborda de mi mente.

Como es un monólogo exclamado en el desierto,
no lleva licencia eclesiástica, ni derecho reservado.
Pero, por si acaso las rocas oigan y la arena escuche,
hay previa censura.

El hombre de buena voluntad, que busque,
entre la angustia y la esperanza,
la ira y el amor, la fe y la incredulidad,
a ver si encuentra algo de vida.

Saldrá cuando el viento soplo

Irving H. Bennett N.
8-174-417

Anuncios

Una respuesta a Monólogos En el Desierto

  1. AnJIluz dijo:

    Me encanta el monologo CRUDA pero es la REALIDAD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s